Agustina Tocalli-Beller

Historia de un nombre. Nombre con historia

Ya le urgía a mi ajolote su nombre. Eso de llevarlo a pasear, compartir y entregar “Boris y el ajolote albino” (el libro que me inspiró a adoptarlo) sin presentarlo formalmente carecía de educación. Aunque fue gran diversión. Voy a extrañar la interacción de estas semanas con ustedes quienes en persona, por correo o whatsapp, me propusieron tan buenos nombres.
AjoAjitoAlvin y Álvaro fueron sugeridos repetidamente. Todos, lindos y dulces. Bueno, menos Ajo ;-.) Quizás este nombre o la apariencia física de mi ajolote inspiró a otros a llamarlo Sushi o Sashimi;- 0  Y es aquí donde tengo que asumir mi propia mala influencia gastronómica cuando advertí que si bien mi ajolote es albino no se valía bautizarlo Malbec o Sauvignon… Lo cierto es que a una especie en extinción no le podemos poner nombre de menú. Están de acuerdo, ¿verdad?

Seguir leyendo…

Registrate aquí

Los campos marcados con * son obligatorios

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *